Alguien dijo:



No hacer el bien ya es un mal muy grande.





Una mujer tenía la costumbre de pedir tres cervezas cada vez que iba al bar. Un día le pregunta el camarero por qué pide siempre tres cervezas. Ésta le responde: ”Tengo dos hermanas y siempre bebíamos juntas. Ahora una vive en Suiza y la otra en Alemania, así que bebo una por mí y dos por ellas”. Al día siguiente entra en el bar y pide dos cervezas.  “¿y eso?”, le pregunta el camarero. “Malas noticias, el médico que me ha quitado la bebida!!”.





Ladran, luego cabalgamos.





Un hombre regresa preocupado a casa tras haber visitado al médico. Su mujer le pregunta: ‘’¿Cómo te ha ido?’’. ‘’Mal, el médico me ha dicho que debo tomar estas pastillas el resto de mi vida’’. ‘’¿Y eso que tiene de malo?’’. ‘’Pues que me ha dado sólo siete!!’’.





Los fracasos y la adversidad son como un panal de abejas, repelente y molesto al acercarnos y sin embargo dulce y nutritivo si accedemos a su interior.





Pregunta el fiscal. “¿Es cierto que usted el día de los hechos insultó gravemente a su compañero de trabajo con frases tan hirientes como ésta que consta en la denuncia:  Me cago en tus muertos pisados pedazo de animal!!!?”. Responde el acusado: “No, eso es  falso, yo sólo le dije:  Por favor Antonio, pon más cuidado y atención en lo que haces, ya que sin tú quererlo,  me estás chorreando la cabeza con el acero incandescente!”





La mariposa debe recordar siempre que fue gusano.





Un pasajero toca en el hombro al taxista para hacerle una pregunta. Éste grita, pierde el control  y choca contra un escaparate. “Casi me mata del susto!!”. “Hombre, nunca pensé que se fuera a asustar”. “Es que es mi primer día de trabajo como taxista”. “Vaya!! ¿y antes que hacía?”. “Conducía un coche fúnebre”.





Un profesor preguntó a  sus alumnos cómo aplaudirían con una sola mano. Ante la muda respuesta, él les dió la solución: “Con la mano de vuestro compañero''.





Una amiga le dice a otra: “Mi marido es muy aburrido, no le gusta salir de casa los fines de semana”. La otra contesta: “Pues nosotros salimos todos los fines de semana, salvo algunos que se va de pesca”. “Qué suerte tienes!!”. “Suerte la de mi marido que siempre vuelve con el cesto hasta arriba”. “Mujer eso es porque tiene buena técnica”. “No te lo discuto, lo sorprendente es que en el lago donde pesca jamás hubo peces!”





Suscríbete y empieza a recibir novedades y artículos



Comentarios cerrados

Adholife

Adholife